LOS ENSAYOS

Instrucciones para tropezarse a Vivaldi
y otros ensayos

510xktlsjl-_sx323_bo1204203200_

Pablo Sánchez Quintero en In the mood of music
El gran éxito de Vizoso: reinventar el género y además, hacerlo de una forma tan convincente y lúcida que no me cabe duda de que en sus manos va a vivir un nuevo esplendor.

[…]

Vizoso lo consigue con una lucidez -por no decir sagacidad- que a todos los que escribimos sobre música -sea de forma diletante o profesional- nos deja asombrados. Y es que las Instrucciones están destinadas a todos los públicos: melómanos, músicos, estudiosos e incluso a los puramente estetas, pues además de todos los aspectos citados la de Vizoso es gran literatura. Un buen ejemplo de esta faceta extramusical lo constituye su celebrada recopilación El secreto de la señora Higgins y otros cuentos.

[…]

Por mis gustos personales me resulta especialmente estimulante el cuarto capítulo, “Rebelión v.2.0 (los últimos excesos)” en el que Vizoso aborda las figuras de Wagner, Músorgski y Mahler, autores por mi reverenciados -y por tantísimos melómanos. Y lo hace de una forma muy personal, siempre irreverente, renunciando al más mínimo alarde gratuito de erudición -tan habitual en esta época en la que proliferan los catedráticos de Wikipedia. Sin recurrir a esos alardes, Vizoso engancha al lector desde la primera línea con un estilo ágil, ameno, integrando el autor y su obra en su contexto histórico, cultural, ideológico; interrelacionando su figura con la de sus contemporáneos de una forma que haría palidecer a un Alex Ross. Por cierto, me ha llegado algún rumor de una hipotética traducción al inglés. No sé si existe un traductor que pueda hacer justicia a la ironía y la sutileza de estas líneas, pero si existe, no me cabe duda de que sería un éxito rotundo.

Siento concluir esta crónica, justamente entusiasta, con una crítica: ¡Lo poco que Javier A. Vizoso se prodiga! No me extraña que cada nuevo título, artículo, reseña sea para los muchos que desde hace años le seguimos de cerca, un acontecimiento.

José Luis Pérez de Arteaga en El ojo crítico- RNE
Es un amplio recorrido —muy bien hecho— por la historia de la música […]

En algunos momentos considera oportuno —y creo que lo hace muy bien— pues por ejemplo describirnos a Beethoven como un fanático obsesionado por el dinero que habría sido el socio número uno de la SGAE española actual y que desde luego habría depredado hasta el último céntimo del último de los internautas.

Uno de los méritos del libro es acercarse a temas que a veces son tabú en la historia de la música como la homosexualidad de Chaikovski o la de Benjamin Britten y tratarlos a pie de tierra con una elegancia extraordinaria y también con humor cuando hace falta.

Aurelio M. Seco en Codalario
Instrucciones para tropezarse a Vivaldi y otros ensayos, de Javier A. Vizoso es, desde luego, mucho más que un mero libro de instrucciones. Es un conjunto de ideas sobre música y músicos, las del autor y las más variopintas que se han escrito o dejado de escribir. Este título, sólo en apariencia modesto, enmascara de alguna forma una estimulante recopilación de ensayos sobre obras y autores conocidos, una serie de escritos magníficamente expuestos negro sobre blanco, que se van hilvanando con las ideas de gran conocedor de Álvarez Vizoso, que toma como excusa a Vivaldi para hablar de Venecia y sus cosas barrocas, al Tristán para hablar de Shopenhauer y los Wesendonck y a Mahler para hablar de sus sinfonías, alguna –La sexta- a través de Freud, por ejemplo. Instrucciones al fin, para una lectura estimulante y amena, que Vizoso va soltando entre perlas de buen gusto estético y filosófico. Todos somos filósofos, qué duda cabe, pero unos más profundos que otros. Y si la Música –la composición- no es la más profunda de las filosofías sino únicamente arte -puede que la menos sublime-, lo que la rodea siempre ha dado mucho más que hablar que los sonidos que la componen, siempre difíciles de analizar y entender.

[…]

El libro trata de Beethoven, de Messiaen y de Wagner, de Shoenberg y de Puccini, de Glenn Gould y su piano de oro judío gran Steinway. Es un trabajo amable y ameno que toca a los más importantes autores y temas de manera accesible pero también rigurosa. Vizoso, que no debe conformarse únicamente con ser sólo el gran Jefe de prensa y comunicación de la Sinfónica de Galicia, es persona conocida entre el gremio por poseer un bagaje profesional respetado y respetable, tras un largo período colaborativo en medios como Diario 16, ABC, La Voz de Galicia, Scherzo, Ópera Actual, Ritmo y CD Compact. Con Instrucciones para tropezarse a Vivaldi, Javier A. Vizoso publica un libro de músicas de instrucción masiva, tan adecuado para instruir al no iniciado en los grandes temas de la historia de la música como para compartir ideas y confidencias con el más exigente erudito.

J. J. Ponce, ABC Cultural
[…] estructura el libro desde una perspectiva cronológica musical, desgranando en el camino sus pensamientos filosóficos, crisol alquímico de Vizoso, a modo de ritornello monteverdiano que abre la puerta a la reflexión y a la catarsis. No se trata de un libro de música, ni de filosofía, ni de historia, ni siquiera autobiográfico, sino de todo esto y sus contrarios. De la propia contradicción del hombre, de la búsqueda del Grial, en suma: de la justificación de la propia existencia.

Belén Pueyo, en Ópera Actual
Definir con claridad el género al que pertenece este libro no resulta fácil. No es una antología de compositores, un volumen sobre historia de la música ni un compendio de musicología, alque alberga características propias de todos ellos. […] La naturaleza de estos textos es tan singular que han logrado adquirir entidad propia separadas de los eventos musicales que propiciaron su escritura. Su contenido supone una ruptura drástica con el prototipo de notas al programa que el oyente está habituado a leer en la penumbra de un relato; Vizoso huye del análisis musical, de la biografía y de la simple reseña periodística para ofrecer al lector una perspectiva poco convencional en la que la literatura, el arte, la psicología y la sociología conviven en el espacio reducido de unas pocas líneas. El autor habla de conceptos tan dispares como los de la muerte, la economía o la modernidad y se afana en desmontar la imagen del genio alimentado exclusivamente de inspiración para mostrarnos a un Chopin alérgico a la popularidad o a un Beethoven obsesionado por las ganancias económicas de sus composiciones mediante una aguda ironía y una mirada subjetiva que son, probablemente, su mayor virtud.

César Wonenburger, La Voz de Galicia
En sus páginas he encontrado una ironía y un sentido del humor que pueden emparentarlo con autores anglosajones; pero muy alejado de ese tono autosuficiente, pesado y grandilocuente que tantos emplean en España.
No es un manual para acercarse a la música, su ambición parece otra, su calidad literaria y su trasfondo filosófico van mucho más allá.

Juan Carlos Ferruz en Doce notas
Ciento cincuenta páginas de rápida, vivaz y divertida lectura para ojear desenfadadamente desde una hamaca pero que nos invitan también a la reflexión y a un mayor desarrollo intelectual posterior de las mismas. Y quizá sea la brevedad de cada ensayo –pensamiento– y su escaso desarrollo del planteamiento, que no va casi nunca más allá de un par de páginas. Sin embargo, cuando un escritor da en el clavo, y vaya si lo hace Vizoso en no pocas ocasiones, ¿para qué seguir decorando la pared con alcayatas y tacos que no hacen sino importunar la vista de lo que ya es visible?

Luis Suñén en Scherzo
El ensayista quiere ser narrador y el narrador ensaya. La materia se hace tan permeable que así aparecen música y literatura, las cosas del arte y las de la vida, y las obras a comentar se diluyen en la historia unas veces en la anécdota significativa otras. No acuda a este libro quien quiera hacerse con la sinopsis argumental del repertorio de todos los tiempos sino quien quiera pasar un rato —bueno o malo, ya se verá— con un modo de encarar la música desde la letra que no deja de ser también una forma de respiración natural

Víctor Pablo Pérez en La Voz de Galicia
Es un libro muy documentado y muy entretenido, al modo de unas notas de programa, pero con mayor profundidad, que hace una lectura fantástica.

retroklang.com
Quizás en algunos momentos los textos dejan traslucir un tono un poco elevado y rimbombante de más, pero en la mayoría de las ocasiones el original enfoque, la imaginación, el humor y la ironía barren las telarañas que muchas veces se adueñan de las butacas y las batutas de nuestras salas de conciertos.
Puede que no me gusten como notas de programa (a no ser que vengan acompañas de otras más informativas), pero curiosamente sí como libro: un conjunto de lúcidos y divertidos miniensayos que, se esté o no de acuerdo con sus presupuestos estilísticos, opiniones y conclusiones, funcionan muy bien leídos con calma en casa o en una cafetería, sin las prisas de los momentos previos a un concierto mientras te levantas tres veces para dejar pasar a otros espectadores y comentas con tu pareja la última ocurrencia surrealista de tu suegra.