Sin ego del que arrojarse…

Muchos artistas podrían suicidarse arrojándose desde lo alto de sus egos. Sin embargo, este vídeo —en blanco y negro, porque ya la terca realidad es en color— demuestra justo lo contrario: cómo se puede cantar Mahler tras desprenderse del lastre de uno mismo: sin manos sacudiendo y/o rezándole al aire invisible; sin  un traje ostentoso o de apariencia imposible; con un mínimo adorno de una mujer que quiere así convertirse de nuevo en niña;  ni tan siquiera una partitura —con sus cagarrutas sobre el raíl del pentagrama— que la distraiga de lo único que en ese momento importa. Y cuando, como dice su canción, está apartada ya del mundo es por fin canción mientras en sus ojos llueven tímidas lágrimas de felicidad.

Un pensamiento en “Sin ego del que arrojarse…

  1. Confieso que no conocía a la soprano. Aun me quedan algunas. Pero, al margen de su voz creo que canta a Mahler como al le gustaría escuchar. No es preciso hacer aspavientos de vedette, con plumaje incluido, ni biscar colorines, made in Aghata Ruiz de la Prada. Hay que entrar en el contenido del texto y saber decirlo con una voz ajustada, perfecta. Gracias Javier, por este descubrimienro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s