Los que esperábamos a Godot

Algunos que todavía esperábamos a Godot nos tropezamos sin aviso con el 15 M, esa revolución inesperada de fin de semana sin otra cosa que hacer. Y no deja de maravillar y sorprender la contemplación de todos esos jóvenes del siglo XXI acampados en Sol, con sus portátiles Apple a 2.000 euros la pieza y sus cuentas de facebook, con los que realizan sus campañas subversivas, reclamando el fin del capitalismo en una revolución de la que uno tiene la ligera sospecha que acabará una vez agotado el saldo del móvil.
Esperábamos a Godót y nos encontramos de pronto con una acampada que parece diseñada por Balenciaga con unos muchachos que no parecen haberse alejado demasiado de la sopa que todas las noches les sirven en casa y que cortan el tráfico con las tijeras de Pertegaz.
En las revoluciones de antes la única colonia posible era el sudor viejo de los sobacos sudados de Fidel y su Che, que al menos se echaron a Sierra Maestra con fusiles rusos y no con el último modelo de metralleta de Cristian Dior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s